Algo de música...

jueves, 8 de mayo de 2014

Es mi vida

"Cuando era pequeña, o como digo yo "cuando era una moco(sa)", soñaba despierta, mi única preocupación era llamar la atención, que todos fijaran la vista en mí. Aprovechar esos momentos de atención para hacer reír a la gente y así sonreír yo también. La típica niña alegre y dulce que todos adoraban. (Bueno, quizás no tan adorable).

Por cierto, no es por presumir, pero era monísima.

Pasaron los años, empecé a ser algo cabezota, por no decir que era bastante insistente y a veces desesperante, aunque seguía siendo muy alegre. Aún guardo infinidad de recuerdos que me hacen sonreír tontamente. Como cuando íbamos a "pescar" (uso las comillas porque más bien perseguíamos a los peces desesperadamente), a una playa de piedras en Mallorca, y mi hermano y yo llevábamos redes verdes. Una niña normal habría usado la red para intentar pescar algún pez. Ya. Pues yo me lo ponía en la cara y pedía fotos. Os podéis imaginar un poco la situación...

Con el tiempo desarrollé mi propia personalidad, era deportista (aunque siempre estuviera regordeta), poco femenina a la hora de vestir, trabajadora, obediente. Muy sonriente y bromista, con un pésimo humor.

Estoy hablando de mí y no me reconozco, el cambio es increíble, aunque en cierto modo, hay detalles en mí que no han cambiado en absoluto. Como el humor pésimo, o lo de ser deportista aunque regordeta. Y no me preocupa, pues es mi ser y no va a cambiar por mucho que cambie mi entorno. Y el mundo.

Sigo siendo soñadora, aunque ahora sueño despierta y duermo poco, es complicado. Sigo creyendo que el amor existe, por muchas cosas que haya escrito en su contra cuando la ira me pedía que expresara tales cosas. Quizás sea una tonta que confía demasiado rápido, pero no es problema cuando confío en las personas de verdad. Que puede que ahora sea más pesimista, o más triste, que sonría menos y que no crea tanto en la felicidad, pero es mi manera de seguir con vida, y de seguir soñando. Podéis juzgarme, decir todo lo que no soy refiriéndoos a cosas relativamente bonitas, como por ejemplo "no eres guapa". Podéis criticar todo lo que queráis, lo poco que me visto a la moda, o las cosas "que molan" que no hago. Lo "cobarde" que soy por no atreverme a ser más libre. Nadie os impide hablar. Otra cosa es que os escuche, pues podéis hablar mucho pero no decir nada. Que no os dais cuenta de que tanta libertad os impide volar.

Personalmente, yo no me esforzaría en intentar hundirme, y me centraría más en mi propia vida. Porque, a pesar de todo lo que me podáis decir, voy a seguir soñando, creyendo en el amor, siendo pesimista y triste, valiente a mi manera, viviendo a mi manera. Es mi vida.

Es mi vida."

He decido escribir este texto con la finalidad de aconsejar un poco. Escribir sobre lo que somos, porque nunca dejaremos de serlo, hablar de aceptarnos e intentar amarnos un poquito más, que últimamente la moral de muchos está por los suelos. Cada persona es persona a su manera, sólo hace falta que se descubra a sí misma.

Tenéis vuestra propia personalidad, ya va siendo hora de demostrarlo, ¿no?

2 comentarios:

  1. Recuerda siempre que la belleza de una persona está dentro y fuera. Que cuánto más bonita sea por dentro y más cosas transmita, mejor será por fuera.
    Y creo que le deberías sonreír un poco más a la tristeza, a ver si así llega algo de alegría a tu vida.
    Como siempre, un texto increíble.
    Un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonita reflexión, estoy de acuerdo contigo. Te agradezco el consejo, lo tendré en cuenta.
      Muchas gracias por el comentario, de verdad.

      Eliminar